Las tres leyes de Newton

Isaac Newton, uno de los más grandes físicos de la historia, formuló tres leyes, enunciadas en 1687 y hacen referencia al movimiento de los cuerpos.

La primera es la ley de inercia, la segunda es la relación entre fuerza y aceleración, y por último la ley de acción y reacción.

Para los fenómenos de la vida diaria, las tres leyes del movimiento son la piedra angular de la dinámica (el estudio de las causas del cambio en el movimiento).

1° Ley de Newton

La primera ley, conocida como principio de inercia, expone que todo cuerpo continúa en estado de reposo o en movimiento rectilíneo uniforme mientras no haya ninguna fuerza externa que lo modifique.

La tendencia que tienen los objetos de mantener su estado de movimiento se la llama inercia.
La inercia es afectada por la masa directamente, a mayor masa, mayor inercia.

Por ejemplo, un jinete tiende a conservar el movimiento que tenía antes que el caballo se detenga. Se observa cómo es impulsado hacia adelante, en el caso de los pasajeros de un bus, cuando este parte repentinamente, son impulsados hacia atrás ya que tienden a conservar su estado de movimiento, o de reposo.

2° Ley de Newton: relación entre fuerza y aceleración (F=m·a)

“La aceleración de un cuerpo es directamente proporcional a la magnitud de la fuerza aplicada e inversamente proporcional a la masa del cuerpo”.

Esta ley explica los resultados de la acción de una fuerza continua sobre un cuerpo, y expone que dicho cuerpo adquiere una aceleración directamente proporcional a su masa. Esta ley se resume en la ecuación: F = m · a (a = aceleración; F = fuerza; m = masa)

Por ejemplo, la aceleración experimentada por un cuerpo de 50 kg que sufre un empujón de 50 newtons, será mayor que la experimentada por un cuerpo de 80 kg que sufre un empujón igual (50 newtons).

3° Ley de Newton: acción y reacción

“Siempre que actúa una fuerza, se produce también una reacción igual en tamaño y cantidad, pero en sentido contrario”.

Esta tercera ley, llamada principio de acción y reacción, expone que a toda fuerza ejercida se le opone otra igual de sentido opuesto.

Las fuerzas en la naturaleza existen de a pares. Si sobre un cuerpo A aparece una fuerza F ésta debe estar originada por un segundo cuerpo B sobre el que a su vez actúa la misma fuerza originada por A con igual módulo y dirección pero en sentido opuesto. Esta ley también se conoce con el nombre de ley de Acción y Reacción.

Por ejemplo, en un bote de remo la fuerza aplicada al remo se convierte en la acción, y la reacción es el avance del bote en sentido contrario al del movimiento del remo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s